jueves, 11 de enero de 2018

A LA TERCERA VA…


Le había echado el ojo desde el 96´ cuando, solapa, la contempló recogiendo un file, con toda su insinuante retaguardia al aire, en la Secretaría para la Modernización del Consejo de Ministros y ese imponente jamón rubicundo A1 se ponía más apetecible que nunca a nivel neuronal, creándole un zafarrancho de combate en su pasado y muy deteriorado libido; vistazo que le ocasionó un insomnio fulminante de consecuencias fatales: desmedida apetito por los verdes americanos; torpeza constante en su carrera política que tan solo llegaba al grado de lobista, sumado a la pérdida total de tonicidad física y cerebral; finalmente, aumentó su deterioro cognitivo, convirtiéndolo en una réplica casi exacta de Herman Munster, siendo la única diferencia entre ellos, ese remedo de huayllash con breve ataque hilarante en el mismo sitio.
En sus vagos intentos, todas las noches secretamente consultaba con su almohada, con tan mala pata que, al hacerlo en inglés, fue descubierto infraganti cuando despertó gritando:
-¡Cayetana, ven a mi cama! 
Y la baba se le caía hasta inundar todo el lecho conyugal. Comprensiva, su Nancy Ann adivinaba el porqué de las jadeantes alucinaciones de su agitado colorado. Para sacarlo de su estado catatónico, le dio un litro de agua de Azahar, mezclado con cinco diazepán para caballo y Herman cayó redondo en su sarcófago. A la mañana siguiente, ella misma sacó su flema americana y muy atenta le aconsejó:
-Herrman, digo, PP, sé… que tú tener mucha admirashón por Cayetana… ¿Whay not tú darle  una manita?
-La verdad, dear Nancy, yo quisiera darle las dos por donde más necesita… pero creo que le sobran atributos traseros; digo, condiciones de currículo… ya lo he visto muchas veces y me tiene anonadado; digo, admirado por tanta perfección de tamaño, forma y conservación, además ya lo he agarrado, digo mejor, su documento y creo que mañana mismo hablo conmigo mismo para que presida el Consejo de Ministros… aunque, para el caso, le va a resultar chico el cargo de Premier… por su gran energía acumulada…¡Aunque… también aprovecharía para que me pueda afinar la chispa y tú bien sabes de ello!
-¡Yes, yes.  I know it! Take care, ella ya enterrar two husband con pantalones y… tú poder ser el tercero cadáver… ta, ta, ta, tan…
-¡Don´t worry, baby! Estoy convencido que es un buen prospecto que puede satisfacer todas mis ambiciones, ambiciones de gobierno… por supuesto.
Y a los pocos años fue ministra de Desarrollo e Inclusión Social para trabajar de la mano con el presi del gobierno y las babas siguieron llenando diversidad de colchones, tanto así que puso una empresa de somiers al agua.
En su desesperación, a los pocos meses, sabiendo que ya estaba a punto de conquistar esa rubia cabellera con ojazos azules le llena su cartera con otro ministerio, el de RR.EE. En la esperanza de poder viajar juntos a varias playas paradisíacas, hacer y fomentar una nueva forma de turismo vivencial: en parejas; pero, por sobre todo, llenar con alguito ese material A1 abandonado y con un chasis que grita afinamiento al toque, y él como viejo mecánico americano, sabrá responder a sus reclamos, de quien a pesar de su indiferencia, su indolencia y su anhelante motor; además de sus bondades de fábrica, parece incapaz de oír los propios reclamos de su naturaleza, venga de donde viniere.
Sin embargo, el sexto sentido femenino de la premier, apenas percibió el tartamudeo de su guía y numen tutelar, en plena juramentación, frente a la risueña ministra y al saberse que ya no era la gran favorita, al toque, twiteó:
-“No voy a ser enemiga de Cayetana”. Es más, a ella le va a convenir mucho… porque en unos cuantos meses más, va a estar tan flaca que no va a ser ni la sombra de la actual ministra con triple empuje recibido… porque mañana, su comedido apoyo, puede estar… vacado… teniendo que retornar a sus playas del pasado. Au revoir, gorda!